Los yo, el texto y la Maestría

Princesa me envía una invitación para destacar un texto de los que he incluido en mi página. He pensado sin ninguna duda en John Banville, mi referente principal en los últimos tiempos y en su “Imposturas”, una novela revelación para mí, la vía por la que llegué a él. Hay algo en su forma de observar, en su curiosidad, que sintoniza a la perfección con la mía. Los dos nos fijamos en la sombra del ruido, en la parte menos evidente del suceso, por eso me encuentro a gusto entre sus historias, siento que le entiendo, que hablamos el mismo lenguaje mudo en el orden estático de las cosas. Así él detalla los escenarios, los componentes del escenario, los pequeños detalles de cada componente, matices de los detalles, zoom del zoom del zoom.. Lo fascinante es la participación de esos componentes en un momento especial en el que sucedió algo, la fuerza del discurso y el por qué de cada palabra. También la extrapolación, sacar a los personajes de contexto, incluso encararse con uno mismo.

Fotografía de Antona

Huir de esta realidad en la que nos piden la cordura como pasaporte para cada una de nuestras acciones y sumergirse en la lírica y el microscópico análisis de Banville es balsámico, enriquecedor, sale uno fortalecido incluso en el dolor, en la constatación de que como seres humanos no somos más que lo que nuestros cuerpos nos permiten, frágiles embalajes para una estructura tan sofisticada y compleja como es nuestro cerebro y todos los yos que lo componen. De ahí el texto y también el orgullo de acercar de nuevo este párrafo. Hay otros autores que me cautivan pero el monólogo interior de John Banville me deslumbra. Por eso lo considero un Maestro.

“.. No tengo un talante apocalíptico, pues he visto muchos mundos que parecían acabar y terminan sobreviviendo, pero aquella mañana tuve la certeza de haber cruzado, de haberme visto obligado a cruzar, una frontera invisible y de hallarme en un estado del que ya sería por siempre post-algo. La carta, desde luego, era el punto sin retorno. Ahora estaba más que nunca escindido en dos, yo que siempre he sido yo y otro. Por un lado estaba el yo que había sido antes de la llegada de la carta, y ahora había ese nuevo yo, dos letras inclinadas hacia todas las cosas conocidas que de pronto se habían vuelto extrañas..” (Fragmento de “Imposturas”)

Michael Pilon

No quiero comprometer a nadie a colgar en su blog un texto que destacarían (para continuar el turno de invitaciones) pero si lo propusiera a alguien pensaría en Olvido y Lentitud. En sus webs respiran textos maravillosos, incluso en posts donde no hay ni una sola letra.

Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en Viajes por las novelas. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Los yo, el texto y la Maestría

  1. ÓL dijo:

    Muy acertada elección. Los que somos y los que fuímos antes de tantas cosas.

  2. Olvido dijo:

    “la sombra del ruido, en la parte menos evidente del suceso”.Leeré ‘Imposturas’ con otros ojos. Le vendrá bien a ella y a mí. Lo digo por lo de “Ahora estaba más que nunca escindido en dos, yo que siempre he sido yo y otro.”Gracias Angéline por ‘encadenarme’;-)

  3. Angéline dijo:

    Un beso, Oscar. De todas mis yo.

  4. Angéline dijo:

    Ya me contarás qué te parece la novela. En la anterior (Eclipse), Banville esboza ya el personaje de Cass Cleaver pero lo desarrolla totalmente en “Imposturas”. Fíjate bien en ella. Aunque Axel Vander es el personaje más complejo no la pierdas de vista, los gestos sobre todo, las manos especialmente. Y toda la gama de miradas. Si no fuera porque tengo otros pendientes “urgentes” la leería de nuevo. Un beso.

  5. Shangri-la dijo:

    Hoy, 2 de octubre de 2006, zarpó de puerto desconocido una embarcación sin bandera que la identifique: SHANGRI-LA. DERIVAS Y FICCIONES APARTE.

  6. Angéline dijo:

    Mis mejores deseos para la nave que hoy leva anclas. Seguiré de cerca los surcos de espuma que deje a su paso. Un abrazo

  7. Antona dijo:

    Mil gracias amigasalu2

  8. Angéline dijo:

    A tí, Antona. Un placer.Besos

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s