Acerca de los últimos libros leídos.

Empiezo el año con un apunte sobre libros. En los últimos meses no tuve oportunidad de leer todo lo que tenía seleccionado pero de algunos libros que sí leí quiero guardar en la blog una opinión personal que el pasado año no dejé. Serían los siguientes:

En el nombre del cerdo (Pablo Tusset)
Seda (Alessandro Baricco)
Una vez Argentina (Andrés Neuman)
En jaque (Berta Marsé)
El viaje vertical (Enrique Vila-Matas)
El que espera (Andrés Neuman)
En picado (Nick Hornby)

“En el nombre del cerdo”. (Pablo Tusset)

Resulta casi imposible no hacer mención de su “Lo mejor que le puede pasar a un cruasán” (que por cierto es que le unten con mantequilla) así que sucumbo a la tentación con el recuerdo de una novela amena, divertida, chocante y con posibilidades, ese perdón que los lectores damos a algunos escritores porque creemos que nos han esbozado un mínimo de su poderío pero pueden darnos mucho más y eso es lo que harán en su próxima novela. Lamentablemente y pese a lo que me divertí con el cruasán, “En el nombre del cerdo” me parece una historia sórdida y mal contada en la que el autor cansa al lector con la simplicidad de los actos de algunos personajes (el comisario acaba siendo patético) y sorprende con la inesperada violencia de otros (el Hyde de T). Tiene algo bueno también, otro esbozo de las posibilidades de Tusset (que sigo pensando, son muchas). Estoy convencida de que podría hacerlo mucho mejor que en esta novela que parece haberse olvidado de corregir, como si fuera un borrador adelantado sin terminar. Muestra un ángulo curioso en la presentación de sus personajes, cierta gracia que acaba truncándose con el correr del tiempo en la novela. Pese a lo dicho, leeré lo próximo que publique.

“Seda”. (Alessandro Baricco)

 Esta novelita es eso, pura seda. Un cuento, un poema horizontal, asomarse a una ventana por donde fluye el tiempo “Hervé Joncour era, por lo demás, uno de esos hombres que prefieren asistir a su propia vida y consideran improcedente cualquier aspiración a vivirla”. Eso dice el narrador, omnisciente, la voz que pone imágenes a las andanzas de Joncour. Me recordó por su lirismo y lo entrecortado de sus diálogos (“¿Cómo es Africa? – le preguntaban – Cansa”) al libro “Habitaciones” del peruano Ricardo Sumalavia. Una pequeña joya, en resumen.

“Una vez Argentina”. (Andrés Neuman)

No conozco la voz que sale de la garganta de Andrés Neuman pero la imaginé pausada, suave y con un marcado acento porteño mientras leía “Una vez Argentina”. Esta novela es la prueba de que no importa cuántos personajes, información, escenarios, etc, se barajen en una historia si quien la escribe conoce el valor exacto de cada carta y cuándo mostrarlas. Entrañable podría ser un calificativo para nombrarla. Bien construida, tierna, evocadora, fascinante.. El árbol genealógico del narrador tiene unas ramas envidiables, por hechos y por la ausencia de éstos, cuando esa ausencia es la muerte de uno de sus familiares, antes de conocerle. Es esa forma de suponer, el respeto con que supone, el que hace tan interesante el conocimiento de ese pariente, la dimensión que Neuman le crea para que figure junto al resto. Se siente una en familia leyendo la novela, y eso es agradable.

“En jaque”. (Berta Marsé)

Cuentos. Me interesa saber cómo cada autor de cuentos mira al exterior, a la vida cotidiana, porque no hay mayor filón de historias que el día a día y todo lo que en él nos sucede y sucede a los demás. Me sorprendió la mirada de Berta Marsé (sí, es hija de su padre), ese achicar los ojos para traer historias preocupantes (pederastia) como “La tortuga”, relato por el que ganó el premio “Gabriel Aresti”. También el fino humor que destilan otros como “Te llamaré” o “Piragüismo (Placeres Adultos)”. El drama de “Primer amor”. La he puesto en la lista de gente interesante, a la espera de leer más de ella en el futuro.
 
 
“El viaje vertical”. (Enrique Vila-Matas)
 
Enrique Vila-Matas tiene, a mi juicio, un talento especial para construir historias. Irónico, mordaz en ocasiones, su dominio del monólogo interior hace de sus personajes verdaderos objetos de estudio. Federico Mayol, protagonista de la novela, muestra su complejidad desde la primera hoja; ególatra, mezquino, inseguro, exigente, recorre bajo el humor de su autor el camino que le lleva a ese viaje vertical desde Barcelona a Madeira. A su espalda y en la distancia el desarraigo de su familia ya en la vejez, recuerdos de juventud, soledad, frustraciones, las carencias con las que crece un “triunfador”. Enrique Vila-Matas está en mi lista de los imprescindibles.

“El que espera”. (Andrés Neuman).

De nuevo este autor y próximamente en “Alumbramientos”, otro libro de cuentos cortos que he leído más o menos en su cincuenta por ciento ya en unas clases. Como autor de historias breves su voz es diferente, acorde a cada caso. A esta distancia del libro le recuerdo como una sensibilidad exquisita, gran poder imaginativo, ameno y tierno. El relato que más me gustó se llama “Almíbar del cactus” (“Y entonces apretar, apretar más porque se abren rápidas las heridas tras de uno, al mismo ritmo que uno corre y no se acuerda y rozan los talones en el suelo, al mismo ritmo esas heridas nos arrasan el terreno y se calientan, blancas y cegadoras como el agua maldita de la sed. “) Repetiré autor, sin dudarlo.

 
“En picado”. (Nick Hornby)

Eché un cálculo de cuánto tendría que gastarme (cuesta 19 euros) para regalar un ejemplar de esta novela a cada uno de mis amigos, familiares, gente que me cae bien, seres decaídos que conozco, desesperados, apáticos, encerrados en sus mundos.. por supuesto que no podría permitirme comprar todo ese montón de libros pero en algunos casos me quedé con las ganas y apunté hacerlo para un futuro-cercano envío. El calificativo aquí sería brillante y añadiría otros como fantástico, logrado, magnífico observador del género humano, visión aguda, fluidez, frescura. Todo bueno, rápido y preparado para el lector. Se lee con la sonrisa indulgente, la cándida, con una envidia terrible por lo sencillo que parece ser un escritor genial como él.

 
Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en Viajes por las novelas. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Acerca de los últimos libros leídos.

  1. Paul Viejo dijo:

    Vaya, tu estantería podría denunciar a Anagrama por monopolio… Lo cual me parece un acierto.Completamente de acuerdo contigo en la selección y en las opinines, a excepción quizá de P. Tusset.Por cierto, a ver si por aquí lo consigo. ¿Alguien podría confirmarme si este Pablo Tusset es el mismo Pablo Tusset que hace años publico una novelita breve, La Residencia, en la editorial amateur Artifex? Nada que ver tonos y temas de ésta con los cruasanes y demás.

  2. Angéline dijo:

    Pues sí que es cierto que Anagrama coloniza mi espacio.. No tenía ni idea de que Pablo Tusset hubiera publicado antes de la novela del cruasán pero ya que lo mencionaste lo he buscado en internet. Te dejo el enlace:http://www.bibliopolis.org/resenas/rese0093.htmGracias por tu comentario, un saludo.

  3. Lentitud dijo:

    “El viaje vertical” y su Vila-Matas. Estoy de acuerdo: imprescindible.Tengo un muy agradable recuerdo de la lectura de “Seda” y el sugerente y fortuito diálogo qué generó, pasado un tiempo, con una persona que sólo conocí mientras duró el intercambio.Que los Reyes sean generosos en nuevas lecturas.

  4. Angéline dijo:

    Gracias, Lentitud. Parece que lo hayan oído:* Escritores contra escritores (Albert Angelo)* Corre conejo. (John Updike)* Cómo ser buenos. (Nick Hornby)* Soñar y contar. (Hanif Kureishi)No me quejo, ésto unido a todo lo pendiente del 2006 llenará mi tiempo de lectura durante unos meses. Un abrazo.

  5. ÓL dijo:

    Yo también le tengo ganas a Hornby.Feliz año, Angeline, y dulce porvenir.

  6. Olvido dijo:

    Angéline gracias por tus apuntes y guía de lecturas.Tantas cosas por leer…Un beso y buenas noches

  7. Angéline dijo:

    Feliz año, Oscar. Lo mejor para tí y los tuyos. Hornby seguirá este año por mis lecturas. Me encanta. Un beso.

  8. Angéline dijo:

    Buenas noches, Olvido. Tanto por leer, sí.. (¿no es una suerte..?) Un beso.

  9. Hola Angéline, me apunto Nick Hornby para leer proximamente. He leído que es autor del libro en el que está basada la película “Alta fidelidad” y ese es un buen motivo para ponerse a leerlo.Qué hay de Sebald? Esperamos? Alde quería unirse a una lectura compartida. No me importaría nada que fuese la de “Corre conejo”. Pones fecha?Besiños cálidos.

  10. Angéline dijo:

    Hola Princesa, apúntate a Nick Hornby, sí. También la película “Un niño grande”(About a boy) está basada en una de sus novelas, aunque su estilo es muy peculiar y es muy difícil plasmarlo en una película. Parecerá comedia en la pantalla cuando en la novela hay una mezcla inteligente de drama-reflexión-comedia. Sucede en “En picado” y por lo que he leído, también en las otras. Hablaremos de él más adelante. Bien, me gusta la elección de “Corre Conejo”. Calculo que no podré empezar hasta más adelante. De lecturas, estoy con Philip Roth, después quiero leer a Hornby otra vez y la novela de un escritor gallego, Diego Ameixeiras “Tres segundos de memoria”. Y en la parte de los escritos, estoy metida en un par de cosas que no me dejan mucho tiempo. Si quieres leer algo con Aldebarán ahora, podemos juntarnos otra vez allá por mediados de febrero. Me gustaría avisar a otra persona también. Besos, Princesiña.

  11. Querida hadiña, te espero entonces a mediados de febrero con “Corre conejo”, a ver si Alde se apunta. Besos, buenas lecturas y mejores escritos.

  12. Angéline dijo:

    Quedamos para febrero, entonces. Qué bueno..

  13. El Alde dijo:

    Yo voto por febrero también, los exámenes ahora me absorben. He empezado a leer Todas las almas de Marías pero no sé si voy a poder continuarlo porque no tengo tiempo ni para estudiar. Un beso

  14. Angéline dijo:

    Febrero, pues. Recuerdo <> Todas las almas<> como una novela magnífica. Su monólogo interior disparó el mío, no pude evitar llenar la blog de comentarios. Ojalá te guste tanto como a mí entonces. Un biquiño.

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s