El dentro

“El dentro no es lo mismo que el interior, pero uno y otro tienen en común ser algo que no aparece a la vista, algo que está detrás de lo que se manifiesta. La interioridad da idea de un espacio encerrado, el dentro de algo escondido, apresado y hasta prisionero en ese espacio”, (María Zambrano “Los Bienaventurados”. )
Sólo una breve nota sobre el último libro que he leído y una pequeña reflexión. Diría que el protagonista de “Elegía”, de Philip Roth nos muestra su interior y de pronto estamos en su dentro, un paisaje contenido por el que circulan sus recuerdos, infancia, juventud, madurez y cuyo fondo me sugiere una gran soledad. Sería ese concepto el que resume, a mi juicio, un libro tan personal. No hay odio, ni recriminaciones que puedan mantenerse más allá del estricto momento del rencor en abstracto. Me refiero al puñado de mezquindad que siente nuestro hombre viendo cómo su salud se resiente frente a la fortaleza de su hermano mayor, un hombre que parece tenerlo todo, amor de larga duración, éxito, dinero pero sobre todo buena salud. Digo un puñado porque es un arrebato breve pero no hay oportunidad para reconducir las aguas a su cauce. Por otra parte, la muerte es una constante que debemos asumir, una flecha con nuestro nombre que hace blanco algún día en nuestra carne pero cómo es que el tiempo ha pasado tan rápido, parece sugerir este personaje. No me impresiona la vida que llevó pero sí lo hace ese último acercamiento al fin.

Tenía todas las papeletas para el beso en la frente, el apretón de manos y las miradas de apoyo que llenan las pupilas cuando uno está tendido en una camilla y ésta se mueve camino del quirófano pero la falta de comunicación le condenó a una última soledad de la que no despertó tras la anestesia. Hablar. El ser humano actúa a la contra, sin necesidad. Parece absolutamente injusto que el cuerpo se deteriore a marchas forzadas a partir de su sesenta por ciento y que sea en ese espacio temporal, el inicio de la vejez, cuando todo parece fallar a un tiempo, el momento en el que también los afectos se sientan huérfanos, despidiendo a amigos, parientes, la compañía de toda una vida, el ser que proporcionaba calor y una coartada para no desaparecer, horrorizado por un presente vacío. A menudo me fijo en las miradas de los viejos, el desencanto hace mella inundando sus vidas pero qué poco cuesta a veces detener ese proceso y aportar un mínimo estímulo. Con qué fuerza se aferra un anciano a una nueva razón para sobrevivir en un mundo que a diario le es hostil, con qué disciplinada cautela emprende un nuevo cometido en el que se siente útil, importante y querido cuando le tienden una mano cálida. No puedo dejar de admirar a cada paso la lucha que la propia vida establece consigo misma, cada brote de ilusión que surge en el desaliento, aún sin sentido tantas veces y apenas sin plazo.
 
Sigo disfrutando con el estilo de Philip Roth y esta suave frenada narrativa (así la percibo tras “El animal moribundo” y “El lamento de Portnoy”) me lleva irremediablemente a sus anteriores novelas. Quiero leer al P.Roth de los primeros tiempos, al maduro Roth después. Todo lo que se haya publicado en castellano.
Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en Viajes por las novelas. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a El dentro

  1. Madi dijo:

    Te ha gustado el libro?A mi es de los que más me han impresionado de este autor, además es en el que menos habla sobre sexo no crees?

  2. CEci dijo:

    Philip Roth es uno de los grandes maestros de la narrativa actual estadounidense, sino El Maestro. Lo cierto es que yo no he cultivado aún al Roth más sátiro (el del Animal moribundo, por ejemplo), pero he leído buena parte del resto de su obra. Te recomiendo “Pastoral Americana”, muy próxima a esa entelequia al parecer inalcanzable que es “the great american novel” y también todos los libros de Zuckerman. Me encantó por ejemplo “La visita al maestro”, relato publicado en Seix Barrall en una recopilación titulada “Zuckerman encadenado”. En estos días sale también a la venta en Seix Barrall “Goodbye Columbus”, que ya está en mi punto de mira. Si te gustó “Elegía” seguramente también disfrutes con “Patrimonio”. Sin duda, prodigioso Roth. Un abrazo

  3. Angéline dijo:

    Madi, sólo he leído tres novelas de Philip Roth, las dos que menciono en el post y ésta. No quiero hacerlas competir, cada una es diferente aunque la voz de fondo es la misma pero no es “Elegía” la que más huella me dejará de las tres. “El lamento de Portnoy” me pareció soberbio, y “El animal moribundo” (la primera que leí de él) fue la que me animó a seguir leyendo a este autor. Creo que el sexo se trata con soltura en sus novelas, con naturalidad y me gusta que los personajes que describe sean tan intensos. Podría haberse concentrado en otras parcelas de sus vidas pero tanto David Kepesh como Alexander Portnoy <>viven<> sus relaciones sexuales y éstas forman parte de su trayectoria tanto como el resto de sus acciones. De “Elegía” destacaría la voz del narrador, tercera persona esta vez, quizás por ello menos íntima que las otras. Un saludo y gracias por dejarme un comentario.

  4. Angéline dijo:

    Philip Roth es uno de mis referentes y la tentación con ellos es leer sus libros uno tras otro, pero no debo hacerlo. No lucirían del mismo modo. No sé si es El Maestro pero si tú lo dices lo tendré muy en cuenta y me apunto todos estos títulos junto a mis otras recomendaciones de sus libros. Lo cierto es que ya estoy deseando leer a Zuckerman, he ido a la página de Seix Barral a ver la recopilación.. tendrá que esperar un poco, al menos hasta que haya leído la última novela de Amy Homes (“Este libro te salvará la vida”), mi gasto más inmediato en libros junto a Julian Barnes y Nick Hornby. Maravilloso Roth, me encanta su irreverencia, los estallidos emocionales de sus personajes, su vulnerabilidad. Un abrazo, CEci.

  5. Madi dijo:

    Angeline, gracias a ti por tu magnífico blog, lo leo asiduamente aunque hasta ahora no haya participado por escrito, de hecho te conozco desde aquellos tiempos de clubcultura.Oye, tienes razón Roth es un gran escritor y se debe leer a sorbitos, no saturarse de su lectura.El primor libro que leí de él fué La mancha humana, a partir de entonces han sido bastatanteslos que le han precedido.Patrimonio…de lo mejor y más emotivo que he leido de él.Un abrazo

  6. Angéline dijo:

    ¿El viejo foro? Qué buenos tiempos. ¿Eras Madi allí? De nuevo gracias por tu comentario sobre la blog. Leeré a Philip Roth con la atención de un tasador de joyas. Un abrazo.

  7. Angéline, el otro día tuve en mis manos ese libro, el que nos salvará la vida….y lo volví a dejar. Me dio miedo que fuera a salvarme en serio. Ya ves tú. Besos de miércoles.

  8. Madi dijo:

    No Angeline allí no era Madi, de hecho casi no participaba mi actuación era mas bien pasiva, pero aprendí mucho, de hehco autores que ni conocía por aquella época los he leido gracias al foro.Un abrazo Angeline

  9. Angéline dijo:

    Será mi próxima lectura después de “Hablando del asunto”, el libro de Julian Barnes que estoy leyendo. No creo que me salve la vida ( aunque le invito a que lo haga desde aquí mismo, mal no me vendría) pero seguro que disfrutaré con él. Hoy he estado en un lugar precioso: Taramundi, en Asturias. En un hotel rural que se llama “La Rectoral”. Me pareció el sitio perfecto para perderme unos meses. Un compañero dijo “aquí podría escribir una novela”, todos nos reímos pero yo pensé lo mismo. Y enamorarme. Parece un lugar mágico. El portátil, historias revoloteando sobre el silencio de la montaña, sol o lluvia, un refresco a tiempo, trabajo por las mañanas escribiendo y después ocio, paseos, amor y sexo..En fin, creo que me moriría sin ver a los niños. Reduzco el sueño a una semana en otoño, el verde melancólico me inspira. Un beso, Princesa.

  10. Angéline dijo:

    Madi, seguro que hemos hablado algún día en el foro. Me alegra pensar en la gente que conocí allí. Te incluyo los enlaces de tres amigos del foro que tienen su blog personal: Princesa, Alde y Fernando Silvestre. Un abrazo. http://princesadehojalata.blogspot.com/http://elcaballerodetauro.blogspot.com/http://elimitadordevoces.blogspot.com/

  11. Antona dijo:

    Pase a desearte buen findebss

  12. Angéline dijo:

    Buen finde, Antona. Un beso grande.

  13. Madi dijo:

    Me pasé por los blogs recomendados por ti, están bonitos.El de Fernando ya lo conocía aunque veo que hace dias que no escribe.Chao, buen finde

  14. Olvido dijo:

    Me gusta mucho el entusiasmo con que hablas de tus lecturas, pues animas a hacerlo y eso es muy importante. Ahh!Taramundi y la Rectoral en esta época es maravilloso, me trae muchos recuerdos. Sí, lugar ideal para escribir.Un beso

  15. Angéline dijo:

    Saludos, Madi. Feliz semana.

  16. Angéline dijo:

    Gracias, Olvido. Intuyo que mi entusiasmo es parecido al tuyo. Taramundi es algo aparte. El verde que se descuelga desde la Rectoral me llevó a imaginar aquel lugar hace un par de siglos. Con sol era precioso (a mi llegada) pero cuando me fuí llovía, esa cortina finísima de agua que tanto me gusta. Me pareció un guiño, una especie de cita preconcertada. Un lugar con duende, sin duda. Un beso, Olvido.

  17. CEci dijo:

    Angeline! Gracias por tu paso por la viga. Y sí, Hornby es estupendo y lo descubrí hace unos meses con “En picado”, magnífico descubrimiento. El otro día te escribí un mensaje que no llegó a aparecer aquí (misterios de la tecnología). Te comentaba algo sobre Barnes, creo, ahora no recuerdo. En fin. He pasado a saludarte. Por cierto, soy asturiana (de Gijón) y sí, conozco Taramundi y la Rectoral. Y aun siendo asturiana, el verde de Taramundi me impresionó.Un fuerte abrazo

  18. Angéline dijo:

    Hola CEci! Siento que no quedara grabado el mensaje. Yo leí “Cómo ser buenos” después de “En Picado” y no puedo evitar envidiar-admirar a este escritor. Esa aparente facilidad para narrar, me fascina. ¿Asturiana?, tengo compañeros de trabajo en Asturias, muy buena gente. Un abrazo

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s