Lo esencial

“Con tantas cosas como suceden en el mundo resulta difícil juzgar qué es y qué no es esencial, y te pasas media vida dándole vueltas al lugar donde deberías vivir. Esta es otra razón por la que dejé la verdadera literatura y acepté un trabajo en el seguro negocio de los deportes. Yo no tenía ni idea de cómo era el mundo, y no me atrevía a arriesgarme especulando. Y todavía no me atrevo. Lo único que podría decir, haciendo un sincero esfuerzo, es que todos lo contemplamos desde algún punto, de una forma práctica y esperanzada. Y para la literatura eso no basta, aunque tampoco me preocupa. Yo quiero decir sí a todo lo que pueda: sí a mi ciudad, sí a mi barrio, a mi vecino, a su coche, a su césped y a su seto, a sus desagües. Que todo salga bien. Que todos tengamos felices sueños hasta que todo se acabe (“El periodista deportivo”. Richard Ford)

Ojalá cuando lo necesite pueda apelar al optimismo de Frank Bascombe y solucionar mis problemas con una visión práctica y esperanzada como la suya. Terminé “El periodista deportivo”, pero no con Frank Bascombe. Quedan algunas ideas de este libro y otros por ahí adelante en los que volveré a encontrarle. Lo cierto es que me resistía a salir de su mundo, la novela es un incesante centelleo de ideas que conectan fácilmente con mis propias cábalas. Sí que es difícil juzgar qué es y qué no es esencial pero con los años, o al menos empieza a ocurrirme a mí, todo parece encajar de alguna manera y lo esencial es cada vez más claro y concreto. Está a medio camino entre el corazón y la cabeza, un terreno intermedio en donde caben pasión y lucidez, una suerte de equilibrio pactado que domina los impulsos. Como llegar a un acuerdo. Claro no quiere decir fácil de conseguir, pero cuando Frank afirma “yo quiero decir sí a todo lo que pueda” me veo en él, ése ha sido mi mantra principal toda la vida. Y me alegra saber que no ha cambiado.

Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en A vueltas con Frank Bascombe, Viajes por las novelas. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Lo esencial

  1. Hilvanes dijo:

    Ya no hay dudas: los libros hay que leerlos a su debido momento. Creo que me perdí un fantástico libro. Espero poder volver a leerlo, porque merece la pena leyendo tus comentarios….

  2. Angéline dijo:

    Hola Hilvanes, yo he disfrutado mucho esa lectura, tengo que recomendarla. Y no sólo porque sintonice fácilmente con él sino por su visión cristalina de las cosas. Me ha parecido una bocanada de aire fresco y me he quedado con ganas de más. Todavía quedan otros dos libros, habrá que aprovechar. Un saludo, gracias por acercarte a mi nieve.

  3. Angéline dijo:

    Bueno.. a veces llegar no lo resuelve todo. Y si es tarde quizás ya no resuelva nada. Ser por ser tampoco me parece muy allá, quizás quieras aclararnos qué quieres decir con ello. Un saludo, Anónimo.

  4. malvisto dijo:

    Pues felicidades… lo que siempre me ha preocupado es que todos los libros buenos, la buena música, todo lo bueno antes que se acabe tiene que ver con un estado más parecido a oriente que a occidente; más a tao que al cristianismo. La felicidd, y la esperanza es un modo de vida digno de ser conquistado.

  5. Angéline dijo:

    Sí, yo también lo creo. La felicidad ha de ser la prioridad, la esperanza no es más que un centinela. Como el valor. La claridad del objetivo, la sinceridad con uno mismo, todos formando parte de un mismo ejército. Ejército blanco, en todo caso, pacifista, codo con codo, caminando a buen paso hacia lo realmente importante. Lo que nos hace mejores personas. Lo que llevamos buscando desde que lo perdimos. Un abrazo Malvisto, me alegre verte después de tanto tiempo.

  6. Anonymous dijo:

    Everything comes if a man will only wait........................................

  7. Tempero dijo:

    Lo esencial en un tren son sus vías porque aun sin luz, aun sin combustibles, seríamos capaz de avanzarlo mediante la fuerza bruta.
    De esa manera estimo yo que lo esencial es lo que encaja. Pero, ¿qué es lo que encaja en uno? Muchas veces pienso que lo que encaja es aquello de lo que te despojas. Y aquí no hay dilema, hay coherencia en el vivir.

    ¿Tú me entiendes, Marisa?

    Besos.

  8. Angéline dijo:

    Creo que sí y estamos de acuerdo en que lo esencial es lo que encaja y si hay que hablar de despojarse y uno necesitara ser honrado consigo mismo, creo que lo esencial es lo que queda tras de lo que se despoja. Coherencia en el vivir me parece apostar plenamente por la opción elegida, siempre va a haber una que sea el descarte. Y a veces cuesta decidirse, coherencia debería ser saber qué caminos concretos son los deseados y cuáles deberíamos evitar, incluso pese al canto de sirenas. Lo esencial para mí es lo que me hace sentirme en casa, con las barreras bajas, a salvo, sea donde sea que lo esencial me encuentre.

    Un beso

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s