Cosas que hace la gente que me gusta (VII). Piantaos, locos, Ducid, Cortázar

“La diferencia entre un loco y un piantao está en que el loco tiende a creerse cuerdo mientras que el piantao, sin reflexionar sistemáticamente en la cosa, siente que los cuerdos son demasiado almácigo simétrico y reloj suizo, el dos después del uno y antes del tres, con lo cual sin abrir juicio, porque un piantao no es nunca un bien pensante o una buena conciencia o un juez de turno, ese sujeto continúa su camino por abajo de la vereda y más bien a contrapelo, y así sucede que mientras todo el mundo frena el auto cuando ve la luz roja, él aprieta el acelerador y Dios te libre.

Para entender a un loco conviene ser psiquiatra, aunque nunca alcanza; para entender a un piantao basta con el sentido del humor. Todo piantao es cronopio, es decir que el humor reemplaza gran parte de esas facultades mentales que hacen el orgullo de un prof o un doc, cuya sola salida en caso de que les fallen es la locura, mientras que ser piantao no es ninguna salida sino una llegada”.(“Del gesto que consiste en ponerse el dedo índice en la sien y moverlo como quien atornilla y destornilla”. Julio Cortázar).

Julio Cortázar

Decir “José Luis Ducid” es decir “talento” y lo tiene, inevitablemente, incrustado en el sentido del humor, como un piantao. Lo digo yo que apenas le he observado en la distancia, cruzando con él pequeños diálogos de bar, algún abrazo y besos de encuentro, pero lo dicen también muchas otras personas que lo tratan a menudo, gente que conoce sus arranques de genialidad y le sufren/aman en parecidas proporciones. Loco, piantao o como se decía cuando mis padres eran jóvenes, un “adelantado a su época”, lo cierto es que verle sobre un escenario cantando un tango o con una guitarra en la mano desgranando un estado de ánimo, no es más brillante que una conversación con él, en donde el dolor participa en ese juego de espejos con el sarcasmo, en el que nunca sabes hasta dónde alcanza uno o el otro, o si todo es lo mismo o nada es como realmente parece. El viernes se presentó en el Borrazás (bar coruñés) su libro “ALMAmAQUE” (Editorial Dykinson) y nos deleitó con una nueva dosis de su ingenio. Una se pregunta cómo es posible que no hayan fichado a Ducid para ser el no-va-más de miles de proyectos, es para ir apuntando mientras camina todo lo que suena dentro de su mente, algunas expresiones que ilustran estas cavilaciones y sobre todo las frases repentinas con que de pronto te aborda, que le hacen crecer desde su pequeña estatura a la de un gigante peculiar e irrepetible.

Pruebas al canto (como diría el inigualable Cortázar, quien ya a los doce años, pasó de ser un ido a un piantao), ahí va un poema de este libro y un gesto silencioso (el mío) de sana admiración. Tanto daño, ¡tanto!, me escribió en la dedicatoria, sólo mi abrazo y mi risa. Estíbaliz Espinosa y Lino Braxe leyeron varios poemas de Ducid y al término se sirvió un plato de caldo gallego a quien pudiera apetecer. Olía de maravilla.. Estas son las pequeñas cosas que distinguen a unos seres de otros, ¿no es genial compartir una pota de caldo entre amigos escuchando a los que pasaron por ese escenario, mientras en la calle todo sucedía a otra velocidad, con otros motivos y hacía un frío de mil demonios? Ya en la salida encontré a su editor (el megalítico “Masa”), le compré dos libros y quedamos en vernos estas navidades con Jorge Ricoy, amigos, encantadores. El Prólogoantiprólogo de Tim Behrens es dulce y emotivo. Un fragmento: “José Luis Ducid es un hombre renacentista, lo que significa, creo, una suerte de hombre orquesta. Nació en Buenos Aires, pero renació aquí en Galicia..” Otro: “El romanticismo es el motor del cinismo de Ducid – y me emociona como amigo definirlo así-. El romanticismo es también la raíz de su calva, de su autoexilio, de sus matrimonios, de sus borracheras, de su gran poesía”.

POST-GUERRA
Anoche, otra vez,
me destruíste.

(Sorprende la precisión de tus palabras
para acertar
-a tantos kilómetros-
en el punto clave donde duele.)

Intento reponerme mientras busco
algún cuerpo con vida entre las sábanas,
Mi derrota total debo admitir:
la cama, sin vos…

Es una lástima.

(“ALMAmAQUE”. José Luis Ducid)

“Una esperanza se hizo una casa y le puso una baldosa que decía: “Bienvenidos los que llegan a este hogar”. Un fama se hizo una casa y no le puso mayormente baldosas. Un cronopio se hizo una casa y siguiendo la costumbre puso en el porche diversas baldosas que compró o hizo fabricar. Las baldosas estaban colocadas de manera que se las pudiera leer en orden. La primera decía: Bienvenidos los que llegan a este hogar. La segunda decía: La casa es chica, pero el corazón es grande. La tercera decía: La presencia del huésped es suave como el césped. La cuarta decía: Somos pobres de verdad, pero no de voluntad. La quinta decía: Este cartel anula todos los anteriores. Rajá, perro.” (“Haga como si estuviera en casa…” Julio Cortázar)

Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en Cosas que hace la gente que me gusta, Leído en 2011. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Cosas que hace la gente que me gusta (VII). Piantaos, locos, Ducid, Cortázar

  1. Buf, el poema es bestial, todo un puñetazo. Lo buscaré por aquí, hay que leerle.
    Un beso hadiña,

  2. Angéline dijo:

    No lo busques, Princesiña. Uno de los dos “ALMAmAQUE” que compré era para ti. Es un librito fino, un poemario curioso. El texto del video de Youtube es uno de los poemas que contiene, y quien lo recita es Ducid. Te hubiera encantado estar en la presentación, tomar el caldo, escuchar lo que decía la gente en el escenario, ser uno de los voluntarios que pedía Ducid para leer en alguna página concreta lo que significaba la palabra que en ese momento le detenía en su discurso. Qué gracia. Un beso

  3. Muy bueno, este Ducid. Todo un descubrimiento. Por cierto, es posible, creo, encontrar “si no creyera en la locura”.
    ¡Que tengas un 2011 estupendo y de lo más piantao!

  4. Angéline dijo:

    La verdad es que sí lo es, Bel, un tipo muy pintoresco.

    Me alegra que puedas encontrar el libro pero si no fuera así ya sabes, contacta conmigo.

    Yo también te deseo un feliz 2011, desde la perspectiva que Cortázar nos da de un piantao. Creo que conozco varios y que yo misma podría definirme así a veces pero si entre locos anda el juego, mejor así, que nos tiemble un poco el suelo bajo los pies y que lo uniforme y gris se modifique, aunque al resto del mundo Dios le libre cuando nos sufra/quiera/aguante.

    Un abrazo

  5. Ultimamente me estoy especializando en reventar sorpresas 🙂

  6. Angéline dijo:

    Pues lo que tienes que hacer es olvidarte de que te lo he dicho y cuando abras el sobre pones cara de sorpresa y dices ¿y esto?, mientras le das vueltas al libro en las manos y después de un rato pones cara de enterada y te dices con suficiencia mientras sonríes como una pícara, ya lo sabía..

    Besos

  7. miranda dijo:

    buscando un libro sobre chatwin de pronto os he encontrado, ducid, ese poema increible,cortazar…por cierto has vuelto a lisboa? yo estuve en noviembre y aunque estoy en valencia creo que parte de mi se quedo en portugal,los adoquines tienen mi huella tatuada.
    guardo tu pagina para volver,gracias por estar ahi.

  8. Angéline dijo:

    Chatwin, qué hombre tan interesante. Polémico, viajero incansable, decía un amigo mío que era un hablador compulsivo. Tan atractivo.. Tengo entre mis libros pendientes su libro sobre la Patagonia. A ver si este próximo año, que en el 2010 apenas he encontrado tiempo para leer.

    No he vuelto a Lisboa, Miranda (qué bonito tu nombre), quizás algún día. Hay viajes que necesitaría hacerlos de una forma concreta y no se han dado las circunstancias todavía. Así que quedan suspendidos, en ese futuro ambiguo del que no sabemos nada, junto a ciertas esperanzas y deseos. Vuelve cuando quieras, aquí estaremos. Y feliz época, Miranda. Que te abarque.

  9. XoseAntón dijo:

    Feliz Navidad, dama de las nieves, y que el Año Nuevo te cumpla viejos sueños y te traiga nuevas ilusiones.

    Bikiños

  10. Angéline dijo:

    Gracias, Xosé Antón, cuánto tiempo. Yo también te envío buenos deseos. Un año 2011 hecho a tu medida, en donde quepa todo lo que necesites dar y recibir. Y algún enigma, algún dilema, algún reto difícil de conseguir.

    Un beso

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s