Estrellas a tus pies. Ricardo Caballero In Memoriam.

La primera fotografía que ví de Ricardo Caballero tuvo que ser un mar. Uno de sus mares calmos, con esas orillas punteadas de piedras, la espuma todavía borboteando, el instante perpetuado en apenas un guiño, una pequeña presión, en la porción de tiempo exacta. Más tarde llegué a sus texturas, los retratos, las macros. Por aquella época colgué en mi blog una imagen de un fotógrafo alemán, que me escribió poco después, molesto, amenazándome con una denuncia si no la retiraba. Lo hice, al instante, le pedí disculpas (había citado su autoría cuando la colgué) invitándolo a comprobar que su foto ya no figuraba entre mis textos. Poco después lo comenté en mi mundo nevado y recibí mensajes de varios fotógrafos españoles que me invitaron a utilizar sus fotos, entre ellos Ricardo y Paky, su compañera, ambos verdaderos artistas. La generosidad de los demás siempre me abruma, pero en su caso suponía además un verdadero orgullo para mí, vestir mi página con sus miradas, su especial forma de observar.Ricardo CaballeroRicardo tenía además una filosofía muy particular acerca del mundo, que filtraba en posts en sus páginas, una sensibilidad exquisita y un sentido del humor que le hacía más grande, si ello es posible. Nuestras breves charlas en la red siempre me han parecido entrañables y su incansable visión del detalle en sus fotografías, la curiosidad por el mecanismo interno, la fuerza última que impulsa al movimiento, a la esencia de las cosas, las veía tan destacables en él como la ternura de sus reuniones familiares que retrataba puntualmente, la alegría que destilaban aquellos rostros. He sabido por Paky que Ricardo ha fallecido recientemente. Duele que alguien tan vital desaparezca, parece imposible e injusto, y por más que uno se impacte o se rebele, no puede hacer nada más que honrarle con lo que tiene, compartir con él lo mejor de sí mismo. Yo tengo palabras. Historias que se hacinan en mi tintero. Lamentos en diferentes tonos, lágrimas de letras, un lugar en la nieve de mi mente. Me gustaría brindárselos desde aquí, no llegamos a conocernos personalmente y eso me apena porque ya no tiene remedio.

faro en la noche

Quisiera enviarle un abrazo nevado a donde sea que esté ahora, mi agradecimiento por la calma, la paz que supuso siempre leer su voz interior, los comentarios que dejó en mi página, las frases cortas que definían sus fotos en su web. Gracias por todo Ricardo, siempre estarás en esos maravillosos retratos de lo inmediato, en las aristas de la realidad, en Sant Boi de Llobregat, en el rugby, los mares al atardecer, la sardina indultada, la pelota grapada, el limón con apertura, todas esas pequeñas grandes creaciones tuyas. Y en el corazón de la gente que te conoció y te quiso. Decía Shakespeare, que el amor es como un faro permanente que contempla la tempestad y nunca se estremece, la estrella que guía a la nave a la deriva. Sin duda verás desde arriba un verdadero cielo estrellado a tus pies, una legión de faros aguantando el tipo, esquivando el temblor. Por ti. Una forta abraçada.

Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en © Apuntes del natural. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Estrellas a tus pies. Ricardo Caballero In Memoriam.

  1. Paky López dijo:

    Gracias Angèline por dejar que Ricardo forme parte de tu mundo nevado. Estará encantado de pertenecer a él. Besos querida amiga.
    Paky

  2. Angèline dijo:

    Mientras exista esta blog será una luz permanente en ella, Paky. Gracias a ti por venir a mi nieve, ojalá pudiera mitigar tu dolor de alguna forma. Te envío un dulce y respetuoso abrazo.

  3. M. Soledad dijo:

    Anónimo.
    Precioso todo lo que escribe Angèline de Ricardo.
    Maravillosas palabras de recuerdo hacia un hombre que con sus fotografías, supo dar un toque muy personal y de gran belleza, a lugares tan queridos de mi pueblo, Sant Boi.

    Gracias Ricardo.
    A su familia : siempre lo recordaremos.

    • Angèline dijo:

      M.Soledad, gracias por tu comentario. Es bueno arropar a su familia ahora, recordar es también una forma de abrazar, algo que todos necesitamos cuando nos sentimos perdidos.

  4. La fotografía del faro solo se puede definir de un modo, y no las palabras no son suficientemente elocuentes para ello.

    Un descubrimiento sorprendente que no tardío. Él no está pero sí sus huellas.

    Besos, Angéline…

    • Angèline dijo:

      Las palabras nunca son suficientes, Alex, pero a veces pueden ser balsámicas. Unos dedos suaves que adormezcan la piel de la cabeza, entre el pelo. Después están las imágenes, grandes monólogos, verdaderos contenedores de información, megáfonos, mimo. Uno ha sido lo que fue, a través de lo que deja. Y en este caso no hay pérdida, las teselas amarillas forman un camino largo, entrañable e increíble alrededor de Ricardo Caballero. Un beso, Alex.

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s