Viajar por Dathanna (de Solomon Grey)

Cuántas veces uno preferiría aferrarse al sonido de la tierra, del aire, del majestuoso brío del mar, esos pequeños tintineos que trae la brisa, tantas veces imaginados o soñados. Y con ellos el olor dulce de una raíz que se deshace entre los dedos, de unas hierbas aromáticas bamboleándose con suavidad al viento, impregnando el camino de lo que serán recuerdos futuros. Cómo agradecer al infinito los prados, los acantilados, la ola de sol que se desplaza veloz sobre los campos, sombreando a su paso un pequeño espacio que corre, que vuela, que se regocija con el pequeño juego de planear, conquistar, deleitarse en un gran salto sobre el musgo, sobre las rocas, sobre la espuma en la que se despereza el océano. Y si bajo el sol, ante la grandeza del espectáculo de un horizonte eterno se escucha un violín, un poema, una campana lejana de un barco hundido, voces que narran, otras que traen el canto de los ancestros, un kalimba, una gaita, un suspiro, una risa, y todo ello está en una tierra con la que los gallegos nos hermanamos, en un viaje cromático por la costa atlántica, en un video, en el testimonio de Solomon Grey, músicos y poetas, entonces solo nos queda disfrutar. Como si hubiésemos estado allí, en cada pequeño latido de los colores de Irlanda.

Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en Irlanda. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Viajar por Dathanna (de Solomon Grey)

  1. Noelia dijo:

    Hay tantos lugares maravillosos que visitar… Irlanda es uno de ellos.

    • Angèline dijo:

      Desde luego. Irlanda es para mí una parte desconocida de mí misma, por estúpido que suene. Nunca he estado allí pero siento una atracción especial por ese país. Al sur, al oeste, cerca del mar, lejos de las grandes ciudades. Quizás en algún pueblo pequeño o simplemente caminando por la carretera. Algo me está esperando allí. Pero no será un viaje cualquiera, hay que ir en su justo momento. No todavía.

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s