Francamente, Richard

FRANCAMENTE RICHARD

Quién no ha fantaseado alguna vez con descubrir más datos de la vida de un personaje de ficción que desapareció demasiado pronto de su vida, o cambiar esta por completo para que el final no fuese tan definitivamente trágico. Las posibilidades son infinitas, desde un Quijote que curó su locura/melancolía y vivió felizmente sus últimos años con su Dulcinea hasta un Quirke menos vapuleado en los libros de Benjamin Black, con una pequeña dosis de felicidad al alcance, a poco que estire su mano poco firme de bebedor. Richard Ford mantuvo en forma a su Frank Bascombe durante la trilogía que le dedicó entre 1986 y 2006, diez años de distancia entre cada uno, pero tuvo la debilidad de publicar casi otros diez años después un breve esbozo del Frank retirado, el desencantado jubilado al que un día sin un pinchazo pélvico cerca de la próstata ya sería un sueño. Lo cierto es que “Francamente, Frank” es un buen libro de cuatro semblanzas para actualizar un personaje como Bascombe, pero me ha producido una nostálgica tristeza confraternizar con él cuando su mundo va quedando reducido a una serie de pequeños momentos en los que su fortaleza física tiende a deteriorarse, mientras a su alrededor sus conocidos/amigos o están en la rampa de salida al más allá o definitivamente le esperan al otro lado un día cualquiera. En la memoria el primer Frank, cuando era periodista deportivo, en sus treinta y tantos. Buenos tiempos en los que conjeturaba acerca de “lo esencial” asegurando aquello de “Yo quiero decir sí a todo lo que pueda: sí a mi ciudad, sí a mi barrio, a mi vecino, a su coche, a su césped y a su seto, a sus desagües. Que todo salga bien. Que todos tengamos felices sueños hasta que todo se acabe”. Si en otros diez años Ford nos acerca ese final, no quiero ni verlo.

Richard-Ford-cropped50

Anuncios

Acerca de Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")
Esta entrada fue publicada en Ellos. Los autores. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Francamente, Richard

  1. Noelia dijo:

    Hola Angeline, ha sido una grata sorpresa regresar y encontrar algo tuyo después de tanto tiempo. La verdad es que el año pasado leí Canada y, a pesar de todas las buenas críticas y recomendaciones que me habían hecho, me hubiese gustado decir que “algo” “sí” me gustó, pero no fue el caso. Espero impaciente una nueva entrada tuya, con alguna reseña de lo que estás leyendo. Un abrazo

    • Angèline dijo:

      Gracias, Noelia. Sí que hace tiempo. He estado centrada en otras cosas pero ahora me apetece descansar aquí de vez en cuando. Este rincón ha sido siempre muy entrañable para mí. Volveré con lecturas y anécdotas. Un abrazo.

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s