PREPARANDO LA NAVIDAD, DIA 4. ESTAMOS SALVADOS.

Quien me conoce en este lugar sabe que la Navidad es para mí un refugio a medida que construí en mi infancia y me acoraza y protege cada año durante tres semanas. Nada que ver con la religión, pero tampoco en contra de ella, cada uno cree en lo que necesita y yo necesito a mi familia y rememorar la inocencia que sentía cuando era una niña. Los que se han ido vuelven por estas fechas en forma de anécdotas pasadas que recuerdo siempre con cariño, ya sin nostalgia. Y los que todavía continúan me proporcionan ese abrazo de espíritu que sentimos a veces, que para mí no es otra cosa que amor, en la más generosa de sus variedades, sin compromisos.

cpOVyeQ

Compartiría mi refugio este año con André Aciman. Hablaríamos de las ocho noches blancas de su novela con el mismo nombre, lectura que lleva la complicidad al extremo del Arte. Quizá dando un paseo por estas calles de Bucarest, mientras nos quedamos sin aliento en alguna cuesta hablando del dolor, de olvidar, de las trincheras y cómo se ve la vida en clave de André. También con algún instante especial en el que nos pisemos las palabras, por turnos, celebrando lo que todavía no hemos dicho, en el que inevitablemente sentiré la tentación de decirle “pero qué listos, pero qué listísimos somos, Printz“, mientras recorremos toda esta zona nevada con las manos en los bolsillos como Bob Dylan en la portada de “The Freewheelin’ “.

AMJZQBCZCNBMPOMRH72RKAICTA

Mi hermana dice que si Gandalf se vacuna, estamos salvados. Hace unos días vimos a Ian McKellen en una foto con el doctor que se la puso. He querido quedarme con esa sensación de felicidad y protección que da formar parte de una historia que nadie puede arrebatarnos, valorando la paciencia y bondad del mago. Tan importantes son durante la transferencia de esa comunicación tanto el personaje, quien llega hasta nosotros en su calidad de ser único, con la inevitable caducidad de su vida en el libro, como el lector, que sucumbe al impacto que le ha causado y decide no olvidarle. A mí me ocurre con personajes como Frank Bascombe (de Richard Ford), Martín Romaña (de Brice Echenique) y Henry DeTamble (de Audrey Niffeneger), por citar tres con los que he hablado mentalmente en ocasiones. Me gusta Ian McKellen, le he visto en papeles muy diferentes y admiro su activismo personal. Si alguien tiene que salvarnos me apunto a que lo haga Gandalf: “Lo único que podemos decidir es qué hacer con el tiempo que se nos ha dado”, decía. Yo añadiría que usarlo de forma positiva, creciendo, un año más.

Autor: Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s