De tablas y utopías

Hoy he visto esta foto en internet y he sentido, convirtiéndolo en una ensoñación, un irrefrenable impulso de saltar a la tabla con ellos, para comprobar si la calle era cuesta abajo y la parte metálica no nos frenaba sin remedio a mitad de la carrera. Por más que el texto que había al pie hablase de forma bucólica de asegurarse una buena compañía en la vejez para hacer estas y otras travesías en la vida, a mí lo que me apetecía era hacer un trío de equilibrios sobre una tabla de planchar y aventuraba para ello un deslizamiento en picado, como si nos dejásemos caer por una calle de Vigo o San Francisco. Tengo que reconocer que, más allá del romanticismo de esta pareja, lo que me apetecía era surfear la noche de la ciudad con un par de amigos, acabar en un lío de piernas y lágrimas de risa, tras revisar mi precario cuerpo y respirar de alivio viendo que todavía estoy de una pieza. Ahora me viene a la cabeza la ciudad de Brøndby Haveby y otra clase de promesas, pero aún no es el momento, volveré sobre ello en un instante. Por ahora solo quiero deslizarme de nuevo con la tabla y mis amigos por una calle empinada (esquivar quizá un camión de la basura y a algún conductor harto del día que solo quiere llegar a casa para ver el final del partido de fútbol en calzoncillos) y sentir en la cara esa brisa helada de la calle que hace trece meses tenemos prohibido sentir sobre la piel desnuda. Una brisa que mitiga la mascarilla y solo nos revuelve el cabello con nostalgia.

1234

Porque estoy muy harta de vivir en un edificio ruidoso lleno de personas con poca educación y algún que otro desequilibrio, sueño con hacerlo en un lugar como Brøndby Haveby. Cada casa con jardín ocupa como una porción triangular de una circunferencia donde caben veintitrés más. Todas se orientan a un centro asfaltado, como en la antigüedad en las aldeas lo hacían a un pozo de agua. Cerca de cada círculo hay otros, lo que pretendía su arquitecto, Erik Mygind, era que los vecinos pudiesen vivir en armonía, socializar y ser felices. Algo que, más allá de mi ordenador, me parece una utopía. ¿Es posible vivir en un lugar tranquilo donde no te despierten a media noche los elefantes que viven en el piso de arriba cuando van al baño? ¿No salen de cocheras todas las líneas posibles de buses por todas las calles del mundo a las seis de la mañana? ¿No les recogen en esas calles la basura cuatro veces cada noche, dos en cada acera, destrozando el silencio con el ruido de los contenedores al volcarse? ¿No escuchan en Brøndby Haveby los habitantes de cada casa, desde su cama, los realitys en los televisores de sus vecinos hasta las tantas de la mañana, la radio que algunos olvidan apagar y sigue sonando como una ametralladora entre quietud y quietud de una noche exhausta? Me pregunto cómo no he muerto en los últimos quince años por falta de descanso y sobre todo, cómo he podido levantarme con tanta energía y alegría cada mañana.

Lo que me lleva de nuevo a la tabla, y ya en serio, a buscarle un diseño aerodinámico más seguro, con freno y algún soporte. Aunque lo mejor no sea bajar las cuestas abrazados haciendo el trenecito, como cuando nos lanzábamos por la nieve con un simple plástico working class, sino las conversaciones del después, con el culo en la acera y la tabla echando humo. Escuchando el silencio de Dinamarca, los pajarillos que empiezan a despertarse, mientras nosotros nos preguntamos qué es lo más loco que hemos hecho en nuestra vida y nos reímos durante un buen rato, contándolo.

Autor: Angèline

"Colocamos una palabra allí donde comienza nuestra ignorancia, donde ya no vemos más allá; por ejemplo, la palabra "yo", la palabra "hacer", la palabra "sufrir": son quizás el horizonte de nuestro conocimiento, pero no "verdades" (John Banville "Imposturas")

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s