* Lecturas 2012

Si tengo que hacer una valoración sobre cómo me ha ido el año con la lectura, tendré que volver a puntuarme a la baja porque he leído mucho menos de lo que me hubiera gustado. Las perspectivas eran buenas pero me ocurre con la lectura como con la hipertensión, es una dependencia emocional. Y de la misma forma que me sube la tensión por una preocupación, el impacto de un suceso o el estrés por un tema concreto, también dejo de leer cuando cualquiera de esas tres cosas llega a su punto álgido y se convierte en mi prioridad reducirlas. En un buen momento de lectura en el 2012 esos otros factores acabaron con la buena racha y terminé el año con tres libros sobre la mesilla, que apenas abrí, y ninguno en el bolso conmigo a diario, algo inaudito en mí.

Entre lo que más me ha gustado de lo leído a autores que ya conocía podría citar a Benjamin Black con las andanzas de Quirke, a Paul Auster (su “Diario de Invierno” me acompañó emblemáticamente en la nueva nieve. “Vértigo” me pareció una joya, maravilloso. Con “La Invención de la Soledad” busqué al Auster más joven en un Diario de verano. Adoro escuchar su voz pausada mientras relata su vida) e Ian McEwan en “El placer del viajero”. Libros entretenidos y entrañables podrían ser “El perfeccionista en la cocina” de Julian Barnes y “Mierda de infancia” de Xavier Sardá. Placenteros por razones contrarias a las obvias: la trilogía de las sombras de E.L.James. Hay algo en esos tres libros que me ayudó a tomar un par de buenas decisiones y se lo debo principalmente a Christian Grey, un personaje fascinante. Alguna novela que lamento haber comprado y que si hubiese cogido en la biblioteca la devolvería sin pensar en ella nunca más: “El potencial erótico de mi mujer”, de Foenkinos. La delicadeza no es un registro de marca, sino un brote puntual. Y entre las sorpresas tendría que hablar a la fuerza de “El mundo más allá del cumpleaños”, de Lionel Shriver y “El último día del estornino”, de Gerardo Fernández Fe. La novela de Shriver me dejó impactada por tres razones: contenido, estilo y originalidad en la estructura. Provocó en mí una verdadera catarata de emociones que me dejaron muy conmovida, además de añadir a esta autora a la lista de autores y lecturas a repetir. Y la de Fernández Fe por su inagotable rodadura, ese continuo goteo de historias y la facilidad para hilarlas, potenciarlas y proyectarlas sobre papel como infinidad de imágenes en diapositivas, con unos zoom muy precisos en determinados momentos. Le aplaudí mentalmente en varias ocasiones, especialmente en el personaje de Lajos.

En general he disfrutado de casi todos los libros leídos y sólo deseo que esto pueda seguir sucediendo en el futuro.

14311

bloque-41

1.- En busca de April (Benjamin Black)

1.1 Comentario sobre  Benjamin Black y algunas de sus novelas

2.- El Secreto de Christine (Benjamin Black)

3.- El otro nombre de  Laura (Benjamin Black)

4.- Diario de invierno (Paul Auster)

4.1 Mencionado en Cosas de aquí (5.- Si se puede..)

5.- Baile en familia (David Leavitt)

6.- La mujer temblorosa (Siri Hustvedt)

7.- El perfeccionista en la cocina (Julian Barnes)

7.1 –Mencionado en Cosas de aquí (13.- Fogones y heridas)

8.- La invención de la soledad.

9.- Aquí se puede fumar (Tim Behrens)

10.- El horizonte (Patrick Modiano)

11.- Casi invisible (Mark Strand)

12.- El fin de la aventura (Graham Greene)

13.- Cincuenta sombras de Grey

14.- Cincuenta sombras más oscuras

15.- Cincuenta sombras liberadas

16.- Muerte en verano (Benjamin Black)

17.- El mundo después del cumpleaños (Lionel Shriver)

18.- Mierda de infancia (Xavier Sardà)

19.- El misterio de los hermanos siameses (Ellery Queen)

20.- El paciente inglés (Michael Ondaatje)

21.- El potencial erótico de mi mujer (David Foenkinos)

22.- El placer del viajero (Ian McEwan)

23.- Mr. Vértigo (Paul Auster)

24.- Indiscreción (Charles Dukow)

25.- Los oficiales y El destino de Cordelia (Ray Loriga)

26.- El sentido de un final (lectura compartida) (Julian Barnes)

27.- El último día del estornino (Gerardo Fernández Fe)

22 respuestas a * Lecturas 2012

  1. masa dijo:

    no te encontraba,me gusta tu nueva casa
    saludos

  2. lorenzo dijo:

    Hola Angèline, dama de las nieves.

    Me llamo Lorenzo. Llegué a tu blog a través de Banville y me ha seducido. Voy a convertirme en un visitante asiduo. Cuanta sensibilidad y cuanta belleza !!!

    • Angèline dijo:

      Hola Lorenzo,

      Gracias por el comentario. Aquí te esperaremos, bajo esta nieve tan especial. Que te haya traído Banville es doblemente maravilloso, porque es como un padre literario para mí, mi principal referente, un Maestro. Precisamente en breve leeré lo nuevo de él, “Antigua luz”, lo he comprado en la FNAC este fin de semana, estoy deseando ponerme ya con él, pero también es muy brillante mi lectura actual, “Mr. Vértigo” de Paul Auster, estoy disfrutando realmente con él.

      Bienvenido, pues, un abrazo

  3. Lorenzo dijo:

    Gracias por tu bienvenida.
    Ya lo creo que es muy brillante tu lectura actual. Auster es uno de mis favoritos. Nunca olvidaré cuando lo descubrí. Fue con Trilogía de Nueva York, en una edición bastante mala pero que conservo como un fetiche.

    • Angèline dijo:

      También es uno de mis favoritos, Lorenzo, y lo cierto es que lo leo desde una complicidad especial, como si él y yo hubiésemos comentado alguna vez sus libros. He escuchado tantas veces algunas entrevistas que le han hecho, que su voz me resulta muy familiar, no sé, es un autor muy cercano. Le he “perdonado” algunos libros que me han parecido muy poco de su estilo y que desentonan junto a los otros, como “Viajes al Scriptorium” o “Invisible”, porque el Auster más brillante que hay en él se merece toda clase de oportunidades. El de la Trilogía (“La habitación cerrada”, mi favorita), “Leviatán” (para mí uno de los mejores), “El libro de las ilusiones”, “La noche del oráculo”, algo menos en “Brooklyn Follies”, de nuevo en “Sunset Park”, ahora en “Mr. Vértigo”. Y también el Auster de los libros autobiográficos, “A salto de mata”, “La invención de la soledad” y sobre todo “Diario de Invierno”. Los tres me han parecido maravillosos, porque Paul Auster tiene una forma de contar su vida que te hace sentir una instantánea y auténtica empatía.

  4. Lorenzo dijo:

    Coincidimos en los favoritos (yo añadiría “El palacio de la luna” y Música para el azar”) y en el “bajón ” a partir de “Brooklyn …”. Tal vez sea imposible, incluso para él, ser sublime sin interrupción. Tengo pendiente “Diario …”. También hace tiempo que me ronda la idea de escribir un artículo sobre su obra. Puede que ahora que he encontrado este cálido refugio lo haga.

    Voy a seguir con “El mar”. Hasta pronto !

    • Angèline dijo:

      Tengo pendiente “El palacio de la luna”, lo compré en edición de bolsillo el mes pasado, pero no conocía el de “La música del azar”, lo buscaré. Es una suerte que me queden libros de Paul Auster sin leer, tengo una amiga que dice que aunque nos fallen cosas importantes en la vida siempre nos quedará Auster y es ya como un mantra. A su manera es sublime en cada libro, pero a veces se reviste de una lejanía que le oculta, prefiero el escritor intimista y emocionante de “Mr. Vértigo” (no me extraña que tuviera tan buena crítica, es una novela magnífica), y los otros que mencioné y no a ese hombre extraño que narra “Invisible”, por ejemplo. “Sunset Park” me trajo al Auster de antes y me dio esperanzas para volver a verlo después de un paréntesis de tiempo. “Diario de invierno”, definitivamente, nos abre la puerta a su mundo, no sólo profesionalmente sino como persona. Bueno, ya te habrás dado cuenta, yo le adoro. Feliz semana, Lorenzo. Que disfrutes “El mar”, da para ello. Y si escribes ese artículo, me encantaría leerlo.

  5. lorenzo dijo:

    Tienes razón Angèline. Es una suerte que queden libros de Auster por leer. ¿Sabes?, me hace ilusión haber contribuido a que descubrieras uno de ellos. Coincido con tu amiga: pase lo que pase … siempre nos quedara Auster.
    Yo ampliaría tu afirmación: Es una suerte que nos queden libros de ………* sin leer. Nos queda una biblioteca infinita por leer.
    Ya te ire contando mis últimas adquisiciones y lo que constituye mi lista de espera.
    Voy a seguir disfrutando de “El mar”.
    Que tengas una maravillosa semana Angelinè, y gracias por estar ahí.

    *Sustituir la línea de puntos por tant@s y tant@s autor@s.

    • Angèline dijo:

      Y es una suerte descubrir autores a través de otra persona. Con el tiempo, cuando empiezas a conocer a alguien como lector, acabas pensando en él/ella a la hora de leer un libro concreto. Cosas del estilo “ah.. esto le encantaría a .. ” y se lo recomiendas. Es genial que acierten, que den con tu estilo, que te abran un camino y puedas agradecer después con entusiasmo que sí, que gracias a ellos leíste tal cosa.. Y aunque a veces no acierten, vale la pena confiar en que sí. A mí me ocurrió con alguna gente y es genial recibir un mensaje que diga “no puedes dejar de leer …, ya me contarás”, sabiendo que hay ahí algo para ti, algo que sabrás apreciar de una forma especial.

      A Banville lo descubrí un día, en una librería de Coruña, pero es curioso que ya he conocido a tres personas en esta blog que llegaron siguiendo un comentario sobre “El mar”.

      ¿Un café? Lo estoy haciendo.

  6. lorenzo dijo:

    P.D.
    Se me olvidaba preguntarte tu opinión sobre la trilogía de “las sombras”

    • Angèline dijo:

      La trilogía de las sombras también es muy curiosa. La veo más para mujeres que para hombres, pero por la predisposición de las mujeres a pararnos en ciertos aspectos que los hombres pasan un poco más por alto. En mi opinión, el personaje de Christian Grey es fantástico, el de Anastasia lo es mucho menos, el estilo de E.L.James como escritora deja mucho que desear y la trama se ha inflado a proporciones de tres libros cuando podría quedarse en dos. Para este tipo de libros, como para todo, hay que sintonizar desde la naturalidad y alguna gente lo ha leído con prejuicios porque les disgustaba asomarse a los juegos sexuales de los protagonistas, no es lo corriente, que un autor detalle lo que podría hacer cualquiera en su casa, pero en estos tres libros ocurre. Lo que ves es la escena al completo, no una visión sesgada de un momento de sexo en el que la pareja no está ni más ni menos que disfrutando al infinito. Pues ese es el éxito de los libros, que muchos lectores/as han disfrutado a tope leyéndolos, yo incluida, porque el sexo no sólo es una necesidad sino algo divertido y cuando lo consideras así estos libros no son más que estímulos, yo diría que positivos. Y si añades que quien más quien menos tiene mil problemas y en estos libros la vida se reduce a las peripecias de un joven millonario, guapísimo, amante superexperto, con una personalidad inquietante y una forma de ver la vida muy particular, junto a su novia también joven, guapa, y que no hay penurias sino brillos, momentos espectaculares, giros en los comportamientos, sorpresas, junto a una descripción de la vida que lleva la gente que no tiene problemas económicos, pues el resultado son horas de pasártelo bien. Que es lo que me ha sucedido a mí y a otros muchos millones de personas. Digamos que pasé un verano muy sensual y se lo debo a esta autora. ¿Que no es literatura clase A sino B, C, D..? Pues lo que sea, fueron horas bien empleadas para mí.

      Coge pastas, si quieres. Están en la caja de lata.

  7. Lorenzo dijo:

    Gracias por el café y las pastas. Estaban deliciosos. La próxima invito yo.

    Aún estoy en fase de exploración y asombrados descubrimientos en tu blog, Dama de las Nieves, (¿Dama de la reina de las nieves?), es … increible! Últimamamente estoy viviendo cosas muy importantes y estimulantes. La última ha sido conocer …, no me gusta mucho la palabra blog, tu espacio, tu refugio, tu rincón, …

    • Angèline dijo:

      Gracias Lorenzo.. y sí, eso es lo que es este lugar, mi refugio, mi rincón.. un lugar en mi mente donde todo es posible. Esta blog es la segunda que tengo, la primera se llamaba En el reino de las nieves, de allí pasé a Blogger con Y sigue nevando, en 2005 y desde febrero de este año estoy con WordPress, he conservado el formato y el nombre, pero no soportaba seguir allí. Tengo algo más de 350 post sin colgar todavía, hay que cuadrarlos en el margen porque no los exportó bien la página y lo voy haciendo con calma, cuando tengo un momento. Aquí están mis fantasías, mis reflexiones, algunos de mis relatos, y pequeñas charlas con amigos por los post, cosas que valoro mucho. Refugio, sí.. si algo es esta blog para mí, sin duda es un refugio.

  8. Lorenzo dijo:

    Sí, es una gran suerte descubrir autores a través de otra persona. A mi me acaba de suceder con A. Aciman. No lo conocía y gracias a tus comentarios me han entrado ganas de leerlo.
    Es parte de la magia de la literatura: un libro te lleva a otro libro, quizá a otro autor, este a otro. Alguien te recomienda un libro, tal vez una autora y amplía tu horizonte. Así se va tejiendo, poco a poco, una red de nuevas conexiones entre la vida y la literatura, entre el cerebro y el corazón.
    Pero lo que nunca me había pasado hasta ahora es que un escritor y un libro me llevaran a conocer a alguien muy especial. Y lo celebro. Voy a tomar una copa de Cava, ¿me acompañas?

    • Angèline dijo:

      Andre Aciman fue un gran descubrimiento. Es un autor que juega con complicidades. Durante sus dos novelas “Ocho noches blancas” y “Llámame por tu nombre”, no hace más que compartir con el lector pequeñas frases, datos que acaban por serte tan familiares que de alguna forma te sitúan en la historia como un observador privilegiado, un colega. Son historias intimistas, del tipo que más me gusta a mí, en las que se pone a prueba la fragilidad del ser humano a la hora de relacionarse. Todos esos condicionantes con los que vamos creciendo y que supuestamente deben actuar de parapeto aislándonos a veces para que nuestros “adversarios” no conozcan nuestro juego no son más que débiles muros que caen uno por uno, cuando el personaje se enfrenta de una forma real al objeto de su deseo. Es cuando aparecen las vacilaciones, cuando se reaprende sobre la marcha y uno se re-descubre. Las dos novelas son muy diferentes pero al tiempo llevan el “sello Aciman”. Si las lees con otra persona, una lectura compartida, las disfrutas más, porque acabas haciendo de esas complicidades un modo de expresión a tu propia vida (“estar en las trincheras”, “qué listímos somos, Printz..”) . Todas esas expresiones tienen varios sentidos, lo cual una gallega como yo aprecia de forma natural, aquí hablamos a menudo con la ambigüedad suficiente como para subrayar algo no explícito que estamos expresando rotundamente. Por otro lado Aciman tiene un estilo muy cuidado, lírico, en su primera novela “Llámame por tu nombre”, también hace gala de una amplia cultura y una sensibilidad muy especial. En la segunda, “Ocho noches blancas”, se abarca ese período de tiempo en la trama, pero el abanico de sentimientos, sensaciones, juegos de seducción, dudas, es tan rico, que parece que se refiere a un tiempo mucho más largo. Ojalá saque otra en breve. Fuí tan feliz leyendo sus novelas..

      Bueno, es un poco pronto pero por qué no.. ¿Podría sólo por esta vez echarle un poco de zumo de naranja? Le da un toque dulce que me encanta.

  9. lorenzo dijo:

    Por esta vez y siempre que quieras. A mi también me encanta con naranja, pero a veces se me olvida ponerla.
    Te agradezco tus comentarios sobre “Las cincuenta sombras …”. Coinciden en lo fundamental con alguna crítica que había leído, pero la tuya es más positiva, más tolerante y eso me gusta. El hecho es que está teniendo mucha aceptación, sobre todo entre mujeres, como tu también apuntas. Y si contribuye a difundir la idea de un sexo divertido, bienvenidas sean las “sombras”. A pesar de eso, por ahora, no van a figurar en mi lista de lecturas pendientes. Y no por ningún prejuicio o reparo de tipo sexual. Todo lo contrario. Tengo una pequeña colección de novelas eróticas, la mayoría de la colección “La sonrisa vertical” de Tusquets, que dirigía Berlanga y de la que su editora Beatriz de Moura decía que eran libros para leer con una sola mano.
    Creo que hoy llegaré al final del mar (si es que eso es posible, ja ja) y aunque se merece una re lectura, estoy impaciente empezar otra aventura con mi última adquisición “Baila, baila, baila” de Murakami. Nos tropezamos el sábado y no pude, ni quise, ni me dio la gana resistir la tentación de comprármelo. Ya te iré contando. Me impactó de una forma muy especial “Tokio Blues”. Me sentí muy identificado con Watanabe. De hecho, he adoptado este nombre como mi alias y estuve a punto de usarlo para registrarme en tu blog, finalmente preferí usar mi nombre real.
    Por supuesto Andre Aciman ya figura, y bien colocado, en mi lista de pendientes.

    Por cierto. Me encantaría hacer una lectura compartida contigo (si tu quieres claro). Sería algo nuevo para mi.

    Cuídate mucho Angèline.

    • Angèline dijo:

      Quizá “divertido” no fuese la palabra, referido al sexo, sino sugerente, creativo, experimental.. que es lo que echas de menos cuando las relaciones se vuelven costumbre y parece que del poco tiempo que tienes para todo todavía tienes menos para disfrutar y experimentar con la persona que está a tu lado. Pues eso, los libros son una dosis extra de entusiasmo que se agradece, por un lado, y la historia de dos personas jóvenes que intentan conocerse y acoplarse, por otro. Él es muy controlador, porque le ayuda a mantener su mundo en un orden que puede manejar y ella es más independiente pero en definitiva son dos personas que se atraen y se enamoran pero les cuesta compartirse, han vivido hasta el momento de una forma muy diferente.

      ¿Te ha gustado “El mar”? Mi preferida de Banville sigue siendo “Imposturas”, aunque tengo la última pendiente, nunca se sabe. De Murakami sólo leí “Tokio Blues” y hacia el final tuve una sensación concreta con esa novela. Me sentí como si el autor me llevase por un camino específico y estrecho del que no podía salirme. Como si al entrar en la novela alguien me hubiese entregado un carnet “Bienvenida al mundo Murakami. Ahora sigue a los demás. Al llegar a tal sitio mira hacia la derecha, al llegar a tal otro da un salto.. ” Es una exageración, pero para que te hagas una idea, siento que el autor me obliga a fijarme necesariamente en los detalles que a él le interesan y veo un patrón de gente que se repite demasiado, como si no fuesen personas distintas. Hace tiempo que lo leí y no lo recuerdo bien pero no sé, necesitaba tanto salir del libro como de ese mundo extraño que es la residencia Ami. Lo que me sorprende y gusta de Murakami es su cultura musical occidental y su necesidad de llevarla a sus novelas.

      Las lecturas compartidas me encantan. Crear un ambiente y charlar. En la última que hice (“Vidas ajenas” de Carrère), con Houellebecq (amigo bloguero) y con mi personaje Carl Ziegel, llegamos al infinito en la charla, fue genial.

      Claro que podríamos hacer una, incluso podría ser una relectura para mí. Quizás “Ocho noches blancas” de Andre Aciman. Me hubiera gustado mucho leerla con alguien la primera vez, por aquello de las complicidades. Si te animas dime cuándo o si prefieres otra lectura, adelante, propón tú.

      Feliz viernes, aquí soleado y brillante.

  10. Lorenzo dijo:

    Marzo de 1983
    A menudo sueño con el Hotel Delfín.
    Yo estoy en ese sueño. Es decir,<> de él como una especie de circunstancia continua. El sueño revela de manera manifiesta que pertenezco a la continuidad del sueño. En éste, el Hotel Delfín está deformado. Es más achatado y largo. Tanto que, en lugar de un hotel, parece un larguísimo puente techado. El puente se extiende desde tiempos pretéritos hasta los confines del universo. Y yo estoy en él. Allí, en ese hotel, hay alguien más, alguien que derrama lágrimas. Las derrama por mí
    El hotel me envuelve. Percibo con toda claridad sus latidos y su calor. En el sueño yo soy una parte más del hotel.
    Así es el sueño.

    Así empieza “Baila, baila, baila” de Haruki Murakami. Es la novela inmediatamente posterior a “Tokio Blues”.
    Ya te iré contando.

    Dulces sueños Angèline

    • Angèline dijo:

      Leyendo el principio me viene a la cabeza la canción “Chelsea Hotel”, de Leonard Cohen (que por cierto, se la dedicó a Janis Joplin, por una noche que pasaron juntos allí). “I remember you well in the Chelsea Hotel, / you were talking so brave and so sweet”. Es una asociación de ideas, no sólo porque menciona el hotel sino por lo de aparición/recuerdo/melancolía que hay en esta canción.

      Tiene una forma curiosa de narrar y detallar las cosas, Murakami. Como si estuviese poniendo capas finas de información una sobre otra, o situase uno a uno cada objeto en una fotografía. Casi se puede ver a cámara lenta cómo cada concepto se instala dentro de un marco invisible, el sueño, el hotel, el puente, los confines del universo, las lágrimas, el personaje, los latidos, el calor. Y cuando acaba de distribuir las piezas dice “Así es el sueño”. Y ya tienes la composición completa, en sepia.

      Me gusta describir sueños, lo hago a menudo en esta blog. Sueños extraños que me inducen a veces a pelear por algo y otras dejan al aire mi vulnerabilidad y mi desconcierto. Así son los sueños, realmente, guiones que reescribe el azar o tu propio instinto, dándote un toque de atención sobre algo o simplemente barajando posibilidades, mostrando mundos ilógicos en los que te ves reflejado de alguna forma.

      Felices días, Lorenzo. Y sobre todo, felices sueños.

  11. Lorenzo dijo:

    Me parece perfecta tu propuesta. Cuando consiga el libro te lo digo y empezamos.
    Que tengas un maravilloso fin de semana !!!

Comenta si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s