Nieves que vienen y van

Este lugar ha acogido mis historias y cavilaciones durante casi veinte años. Últimamente pienso más que escribo y me cuesta trabajo mantener la misma complicidad que tenía antes con él. Agradezco de corazón a todos los visitantes y amigos que han estado aquí con sus palabras o en silencio. No me despido, odio decir adiós, solo voy y vengo, como la nieve. Llega el verano y se funden los copos, es tiempo de renovarse. A ese lado he recogido todo, tengo más de 500 cajas en la entrada para guardar en el trastero. A este, también, una recopilación de escritos y dos novelas esperando a que haga algo con ellos. Hasta la vuelta, queridos míos. Manuscritos

Anuncio publicitario